dimarts, 27 de setembre de 2016

Millenium: Educar en la era digital (La2)

Per casualitat em vaig assabentar que ahir a la nit feien el programa Millenium a La2 dedicat a l'educació. L'horari d'emissió és més que tard: la una de la matinada! Sort que la tecnologia ens permet recuperar-ho en horaris més decents.
Els convidats del debat van ser:
"Según el diccionario, 'didáctica' es el arte de enseñar. Nos parece una definición miope. 'Didáctica' es en realidad el arte de conseguir que alguien aprenda." (fragment del llibre)
  • Pepe Menéndez (@PepeMe): director adjunt de Jesuïtes Educació i col·laborador en l'impuls del  projecte Horitzó 2020. No podia faltar la presència d'Horitzó 2020 (recordo aquesta entrada de La Princesa Verde). 
"Yo creo que nuestro cambio, insistimos mucho, es un cambio educativo. No es un cambio solo de metodologías pedagógicas sino que es un cambio que en el fondo exige la mirada de los retos que representa nuestro contexto, que significa algo muy tradicional en la pedagogía de los jesuitas, que es la visión holística del alumno, la formación integral".
"Yo creo que pasa la educación por verla de forma más completa. Desde el siglo XVII llevamos viendo una parte de la educación muy sesgada y demasiado racional a veces. Lo que hace falta es ese esfuerzo, llenarlo de motivación."
 
"...cada vez se está relegando a un lugar más secundario el conocimiento. Cuando la principal misión, tal y como yo entiendo la escuela pública, de la educación debería ser facilitar, transmitir a los alumnos aquellos conocimientos que fuera no van a encontrar."

El debat és força interessant. Si bé és cert que cadascú aporta el seu punt de vista particular, es veu clara la diferència dels tres primers convidats amb Alberto Royo. Pel seu discurs, sembla que respon al perfil de professor d'institut que ha acabat en una aula de rebot amb una vocació educativa nul·la (de fet ell mateix no es considera educador, sinó membre del "Cuerpo de Profesores de Secundaria"). 

Deixo el vídeo del programa:



  


Educar en la era digital




22 comentaris:

  1. Gran tontería. Que no es consideri educador no té res a veure amb estar de professor de rebot, o no. Té a veure amb la percepció que tinguis de la teva professió. Un professor, de secundària a més, no té com a missió "educar", té com a missió ensenyar. Una altra cosa és que vulgui o no acabes educant, sigui el que sigui això, però no és el seu objectiu.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies pel teu comentari (llàstima que sigui anònim). Precisament il·lustra el que crec que és un dels principals problemes de l'etapa de Secundària.
      Tenint en compte que l'educació és un procés continu al llarg de la vida i que l'adolescència és una etapa clau de la formació de la persona, em sembla ridícul pensar que els nois i noies que arriben a l'institut amb 11-12 anys no necessiten educadors sinó només professors que ensenyin la seva matèria.
      Parlar de "professors que ensenyen" és poc més que parlar de transmissió pura i dura de coneixements, deixant de banda molts altres aspectes fonamentals en aquesta etapa, que afecten l'aprenentatge de l'alumne i que poden condicionar el seu futur.
      Per sort, a Secundària també hi ha professors que eduquen conscientment i que van més enllà de la seva especialitat perquè hi són per vocació i no només perquè no van trobar un altre camí en llicenciar-se o graduar-se. Tanmateix, el sistema encara afavoreix que hi hagi professors que acaben a les aules d'institut de rebot.

      Salut!

      Elimina
    2. Genial, aclaridora, pedagògica, compromesa. Si tota la docència decideix prendre aquest tarannà, l'educació, tan en matèries com en valors, tindria el nivell que mereix. Sort que tenim moltes Laies, estem salvats.
      Salut

      Elimina
    3. S'agraeix el comentari. Són paraules afalagadores (i no sé si un xic exagerades...) :)

      `Salut!

      Elimina
  2. Continues barrejant temes. La vocació no hi té res a veure amb fer-ho bé. El mateix César Bona, gurú de totes aquestes coses, reconeix que no va arribar a l'ensenyament per vocació. I tornant al tema "d'educar", insisteixo, els professors no podem prioritzar l'educació a l'ensenyament de la nostra matèria. Tu saps quants professors té un nen a l'institut? Tothom allà vinga a parlar de valors... No, nosaltres hem d'ensenyar perquè educar es fa amb les accions i ho fa tothom amb la seva actitud. Quan vas pel carrer i no llences els papers a terra estàs educant a qui et veu, però no ho fas per això. Si respectes el semàfor en vermell estàs educant a qui et veu, però no ho fas per això. Si dius bon dia als teus veïns estàs educant a qui et veu, però no ho fas per això...
    Si us plau, obre la ment, no despreciïs qui creu que ha d'ensenyar la seva matèria per damunt de tot dient-nos apalancats o rebotats, no és el cas ni tens la veritat absoluta. Per cert, em dic Marta

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Marta, encantada de discutir amb tu (en el millor dels sentits del terme).
      No considero que estigui barrejant temes i sé quants nens i nenes, nois i noies, hi ha en una aula d'institut.
      No crec que tingui la veritat absoluta com imagino que no tu no creus tenir-la. Al contrari, i per això precisament, no deixo de formar-me, qüestionar i analitzar el que m'envolta. Només defenso la meva opinió de la mateixa manera que ho fas tu.
      Educar és un terme tan ampli com complexe. Entre altres coses, educar implica acompanyar, guiar, orientar en la formació integral de la persona (perfectament compatible amb l'ensenyament de la matèria).
      Un professor que entra a l'aula amb la intenció única i exclusiva de transmetre els seus coneixements, esperant que tot l'alumnat estigui atent i predisposat a rebre'ls i integrar-los per després deixar-los anar en una prova d'avaluació, igual per a tothom i que portarà a una nota numèrica sense més, està oblidant aquest acompanyament, guia i orientació. I sí, hi ha professors així i massa quantitat. I sí, són professors que han arribat de rebot perquè no havien trobat un altre camí i aquest va ser el recurs fàcil. En comptes d'entendre la complexitat de la feina de professor, es limiten a tancar-se en el "jo ensenyo, tu aprens i no m'expliquis històries". Potser tens la gran sort de no haver-ne conegut cap. Me n'alegro, de veritat. En aquest sentit i segons el seu discurs, tinc la sensació de que Alberto Royo respon a aquest perfil. Potser m'equivoco i, en aquest cas, o no l'entenc o ha de perfilar el seu discurs.
      També n'hi ha que no són així. Que tenen en compte la complexitat de l'etapa del desenvolupament en la que es troba el seu alumnat, que és conscient de les motxilles que sovint porta. Són professors que són sensibles davant les necessitats educatives especials, que treballen perquè tothom arribi a treure el seu potencial sense esperar que aquest sigui el mateix per tothom. Que no consideren que aquell/a alumn@ que té dificultats baixa el nivell de la classe i molesta. Que darrera de certes conductes veuen una crida de socors i no un desafiament personal... hi ha tantes situacions que es poden donar en una aula! Suposo que si tu ets professora, ja ho deus saber.
      Dius que no podeu prioritzar l'educació a l'ensenyament de la vostra matèria. Va tot lligat! Un/a alumn@ amb manca de motivació o que està emocionalment tocat/da per quelcom que li està passant, no aprendrà per més que prioritzeu els continguts! Llavors, em pregunto: no podeu o no voleu?
      Estarem d'acord en que amb més recursos (personals sobretot), seria més fàcil. Tanmateix, amb el que tenim hem de construir i alguna cosa sí que es pot fer.
      Finalment, sobre la vocació: César Bona fa quatre dies que fa xerrades. Abans de César Bona ja es parlava de tot això. La vocació no sempre apareix abans que la dedicació a una feina, però sí que la pots descobrir mentre la duus a terme (imagino que deu ser el que ell va viure, no ho sé). La vocació passa per intentar fer la feina el millor possible i, quan es treballa amb persones, això implica una sensibilitat que va més enllà del treball mecànic.
      Penso que per arribar a ser professor d'institut s'exigeix poca formació pedagògica per les situacions i casos amb els que us trobeu(l'antic CAP...que no sé si ha millorat gaire amb el nou Màster, a banda d'omplir els comptes de les universitats). I possiblement, si fos d'una altra manera i l'exigència fos major, més d'un o una desistiria i buscaria un altre camí.
      Espero haver estat més clara aquesta vegada. Em sap greu que et donis per al·ludida quan parlo de professors que són a l'aula de rebot. Sobretot quan he dit, i repeteixo, que hi ha de tot.

      Salut!

      Elimina
  3. ¡Pero si usted ya ha sacado la conclusión de que he terminado en la enseñanza de rebote! Ya ha concluido que "no debería ejercer como profesor de instituto"... no la veo muy predispuesta al debate... en fin, buenas tardes en cualquier caso y, como soy muy perseverante, aquí le dejo algunas aclaraciones por si le resultan de interés. Que no se diga que no me esfuerzo por explicarme.

    1ª.- No soy educador sino profesor. Le gustará más o le gustará menos. Pero esto es así. Y no creo que esto sea tan insignificante como para necesitar añadidos o cambios en la nomenclatura. Gané una oposición para "profesor" y pertenezco al "Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria". ¿Quiere esto decir que mi labor no tiene nada que ver con lo educativo? No. Sería absurdo. Enseñando mi asignatura estoy contribuyendo a que mis alumnos se eduquen, pero mi responsabilidad está vinculada a la asignatura que imparto. Enseñando mi asignatura colaboro a que mis alumnos sean, en el futuro, personas cultas, críticas, creativas, a que desarrollen el paladar musical y el gusto estético, a que ejerciten hábitos muy importantes como la atención, la constancia... a usted esto le parecerá poco. Para mí no lo es.

    2ª.- Que la enseñanza sea para mí vocacional o no, no implica que haga mejor o peor mi trabajo. Según esa misma argumentación, cualquiera que desarrolle una actividad no vocacional está condenado a hacerla de forma deficiente. No hace falta "haber nacido para la docencia" sino estar comprometido con lo que uno hace y ser un buen profesional. ¿Pregunta usted a su médico si es vocacional? Así que "la vocación pasa por intentar hacer el trabajo lo mejor posible" (señora mía, revise el diccionario: hacer tu trabajo lo mejor posible es actuar de forma profesional). Así que "cuando se trabaja con personas, esto implica una sensibilidad que va más allá del trabajo mecánico". ¿Sabe en cuántas profesiones se trabaja con personas? ¿En todas ellas es imprescindible la vocación?

    3ª.- Describir la enseñanza como "poco más que transmisión pura y dura" es no tener ni la menor idea de cómo hay que enseñar. Enseñar es una tarea muy compleja que de ninguna manera puede asociarse a "poco más que transmisión pura y dura". La descripción es tan pobre que no vale la pena ni discutirla.

    4ª. Dice usted que no tiene "la verdad absoluta", pero si fuera usted la ministra del ramo es posible que hubiera decidido apartarme de la función pública. Defender una opinión está muy bien, pero se debe hacer con un poco más de rigor y humildad.

    Sigo enseguida.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por su comentario.
      Es cierto que vía Twitter no dejé lugar a la duda. Sin embargo, como digo en la entrada y en la respuesta a la compañera Marta, fue la sensación que me dió por su discurso y por el contenido del artículo de El Mundo de 26 de febrero.
      1º "Enseñando mi asignatura colaboro a que mis alumnos sean, en el futuro, personas cultas, críticas, creativas, a que desarrollen el paladar musical y el gusto estético, a que ejerciten hábitos muy importantes como la atención, la constancia...". !Me parece estupendo! Y por ello, entre otras cosas, defiendo que la Música no quede relegada a una asignatura de segunda.
      Parece que le apasiona la materia que enseña y eso también me parece fundamental.

      2º Sigo pensando que, en trabajos como los que llevamos a cabo, la vocación influye en la profesionalidad. Y sí, quiero que mi médico tenga vocación. Quizás en este punto no nos pondremos de acuerdo.

      3º Repito: es la sensación que tuve al oír sus intervenciones y después de la lectura del artículo que he mencionado anteriormente. Independientemente de que esté equivocada con usted, hay quien sí pretende enseñar a través de la transmisión de conocimientos pura y dura. Si no es su caso, me alegro.

      4º Claro que no tengo la verdad absoluta. Entiendo que diga que le apartaría de la función pública después de leer mi tweet. En realidad, antes intentaría mejorar los sistemas de evaluación (en su sentido más amplio), así como los requisitos de acceso a la docencia (hablo de ello en la respuesta al comentario anterior).

      Sigo más tarde.

      Elimina
    2. A mí también me parece fundamental que a uno le apasione su adignatura. Si no, le resultará muy difícil contagiar entusiassmo a sus alumnos. Ya ve que no hay que dejarse llevar por las primeras impresiones.

      La vocación no influye en la profesionalidad. Ser vocacional puede hacer que trabajes más a gusto pero no necesariamente mejor. No es un mérito sino una suerte. Nada más. Y me sorprende me diga que quiere que su médico sea vocacional. Imagino entonces que si tienen que operarla, cosa que no le deseo, preguntará usted antes que nada sobre la vocación de quien va a realizarle la operación.

      Dice que igual conmigo se ha precipitado pero que hay quien "quien pretende enseñar a través de la transmisión de conocimientos pura y dura". La transmisión de conocimiento pura y dura, que interpreto como una forma de dar clase que consiste en soltar una especie de sermón y marcharse cuando suena la sirena es una estrategia prácticamente "descatalogada" y, obviamente, poco eficaz. Cuando algunos defendemos el conocimiento no lo hacemos de esa manera tan superficial y frívolo, precisamente porque lo consideramos valioso.

      Mejoraría, dicem los sistema de evaluación y los requisitos de acceso. Bien, ¿en qué sentido?

      Elimina
    3. Seré muy breve porque, como digo en la última entrada, voy a estar un tiempo ausente.
      Acceso: no creo que las pruebas de acceso a la función pública docente, tal como se plantean actualmente, sean eficaces para la selección de los mejores profesionales (no entro en vocación, que volveremos a discutir). Cómo hacerlo requiere reflexión y diàlogo con todas las partes implicadas.
      Evaluación: creo conveniente que cada día, cada curso sea un reto profesional por la mejora y que el hecho de haber obtenido plaza fija no contribuya a que el docente crea que ya está todo hecho. No digo que sea el caso de todos los docentes. El sistema de evaluación (de todo lo que implica el proceso educativo, desde la organización del centro hasta los resultados académicos) puede contribuir a evitar la inercia y la rutina. Como anteriormente he dicho, reflexión y diálogo para decidir cuál es la mejor forma de hacerlo.

      Elimina
  4. Continúo.

    5ª.- "Educar", dice usted, "implica acompañar, guiar, orientar en la formación integral de la persona (perfectamente compatible con la enseñanza de la materia)". ¿Y qué le hace pensar que cuando imparto mi asignatura dejo solos a mis alumnos, renuncio a guiarles o me despreocupo de su formación? ¿¿Haberme definido como "profesor"??

    6ª.- ¿Por qué deduce también que mi única intención es que mis alumnos me escuchen en silencio y "suelten en el examen" lo que hayan estudiado? ¿Ese es el concepto tan raquítico que tiene de lo que significa enseñar? Entonces no me extraña nada que prefiera educar.

    7ª.- ¿De dónde saca que no soy "sensible a las necesidades educativas especiales" o que no trabajo "para que todo el mundo llegue a sacar su potencial sin esperar que este sea el mismo para todos"? Definitivamente, no es que yo tenga que atinar más en mis manifestaciones. Es que usted no entiende nada. Lea lo que digo y no me adjudique lo que a usted le gustaría que dijera: "De lo que se trata es de que los alumnos desarrollen al máximo sus capacidades, sabiendo que no todos podrán llegar al mismo punto". 25 de abril de 2016. Entrevista para ABC Sevilla. Puede encontrarla en internet fácilmente.

    8ª.- ¿De dónde saca la conclusión acerca de mi desprecio a los alumnos con dificultades? Dice que para mí "el que tiene dificultades baja el nivel de la clase y molesta". ¿Cuándo me ha leído o escuchado decir algo así? Lea con atención (en la misma entrevista citada más arriba): "(...) siendo ambiciosos y no conformándonos con un nivel medio para todos sino apostando por la excelencia (lo que no va en detrimento, faltaría más, del apoyo a los alumnos con mayores dificultades)".

    Saludos
    Alberto Royo


    ResponElimina
    Respostes
    1. Sigo.

      5º y 6º No es lo mismo educar que enseñar. Quizás usted entienda "enseñar" en un sentido más amplio del que propone el diccionario. Me alegraría que fuera así puesto que significaría que estamos más cerca en nuestro punto de vista de lo que en un principio parece.
      En cuanto a educar, me ha sorprendido que el diccionario de la RAE sólo tenga en cuenta una de sus dos raíces etimológicas: del latín educare, olvidando la palabra latina educere. Educare (cuidar, alimentar...) implica una actuación externa al sujeto que se educa (transmisión de información del educador al educando). Educere implica sacar fuera, extraer. Si bien exige una actuación del educador también exige la participación del propio sujeto. Ambos conceptos son complementarios pero, mientras que las corrientes pedagógicas más tradicionales se identifican más con "educare", el concepto moderno de educación da más importancia al papel del alumno en el proceso educativo ("educere"). La enseñanza interviene en el proceso educativo junto con la instrucción pero no son un objectivo en sí mismas.
      La educación es un proceso permanente (a lo largo de la vida) de optimización, de mejora de las capacidades y para el logro de la madurez en cada una de las etapas vitales. Este proceso debe centrarse en cuatro pilares básicos (Informe Delors, 1996): aprender a ser, aprender a hacer, aprender a conocer y aprender a convivir. Por lo que comenta, parece que usted tiene en cuenta dichos pilares. Siendo así, yo diría que está educando y no sólo enseñando.
      Dicho ésto, si usted ve enseñar como yo veo educar es que estamos dando vueltas a lo mismo sin entendernos.

      Elimina
    2. 7º Yo no he dicho en ningún momento directamente que usted no sea sensible ante las NEE. No se ofenda pero creo que tiene la piel un poco fina. He escrito que por su discurso parecía responder a cierto perfil de profesor. Y ese perfil tiene muchos matices. Y uno de ellos, con el que me he topado en demasiadas ocasiones es el de la falta de sensibilidad ante las NEE y la voluntad de segregación del alumnado. Me alegra muchísimo saber que usted no piensa así. Sobre todo me alegro por sus alumnos y alumnas.

      He leído la entrevista (ya la había leído hace tiempo) y pensaba ir comentando cada punto pero este comentario se haría más largo que un día sin pan. Comentaré sólo algunos:

      "La escuela no está para hacer felices a los niños, sino para formarlos". Empieza fuerte. La escuela no está para hacer felices a los niños pero los niños deben ser felices en la escuela, como en cualquier otro sitio. La felicidad no es un continuo y habrá momentos más y menos felices. Superar los que lo sean menos quizás llevará a la felicidad por haber logrado esa misma superación pero, en todo caso, la felicidad debe estar presente en la escuela.

      "En materia de educación hoy se habla de empatía, felicidad, bilingüismo, emprendimiento, nuevas tecnologías... y se han dejado atrás conceptos como la disciplina, el esfuerzo, la atención... que son ideas que no pueden estar obsoletas porque son atemporales." En ningún caso se han dejado atrás dichos conceptos. En la entrada del siguiente enlace hablo de ello: http://www.cosetesdenores.cat/2016/02/guerra-lescola-antipedagogs-vs-pedagogs.html

      Estoy de acuerdo con usted en que no se puede imponer una única metodología educativa.

      "No se trata de imponer una metodología y exigir al profesor que sea innovador. Pues bien, hay profesores innovadores muy malos y profesores tradicionales muy buenos, y al contrario también. Lo que hay que pedir al profesor es que sea un erudito en su materia porque cuanto más conocimiento tenga, mejor enseñará; y después es importante que el profesor ame y se apasione con su asignatura porque si no es muy difícil contagiar entusiasmo." No estoy de acuerdo en que más conocimiento implique enseñar mejor. Se me ocurren cantidad de ejemplos con los que me he cruzado que eran genios en su especialidad pero no eran competentes enseñando (ni educando). Sin embargo, como he dicho antes, sí me parece fundamental que el docente se apasione con su asignatura (1º punto, si no me equivoco).

      "Hoy los críos no saben gestionar el fracaso y fracasos habrá porque son inevitables." Precisamente porque son inevitables, sea cual sea el método educativo, deberán afrontarlos y gestionarlos. Forma parte del proceso educativo dentro y fuera de la escuela (en la vida, vaya).
      En referencia al placer de aprender, considero que esfuerzo y placer no son incompatibles. Si un aprendizaje es significativo y funcional, aunque requiera esfuerzo, implicará placer. Para que un aprendizaje sea significativo y funcional es importante que esté conectado con la vida del alumnado, contextualizado. Y esto puede llevarse a cabo en cualquier materia. La red está llena de ejemplos de prácticas docentes en este sentido (innovadoras).

      Sobre el uso de nuevas tecnologías, el papel de los exámenes y el sistema educativo finlandés ya he reflexionado en algunas entradas anteriormente.

      En su comentario cita: "De lo que se trata es de que los alumnos desarrollen al máximo sus capacidades, sabiendo que no todos podrán llegar al mismo punto". (Estaríamos de acuerdo, aunque deberíamos hablar de como afecta eso a su promoción, futuro... da para mucho).
      Pero ¡OJO! En el enlace http://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-alberto-royo-escuela-no-esta-para-hacer-felices-ninos-sino-para-formalos-201604240827_noticia.html dice: "De lo que se trata es de que los alumnos desarrollen al máximo sus capacidades, sabiendo que todos podrán llegar al mismo punto". Se han dejado un "no" bastante importante. Puede comprobarlo. No puedo colgar en este espacio la captura de pantalla.

      Elimina
    3. 8º Ya lo he comentado en el punto 7º. Sobre la cita de la entrevista que expone en este punto, compruebe el enlace que he puesto en el punto 7º. Diría que lo han recortado y es una lástima. Quizás, si fue publicado en la edición en papel, lo publicaron completo.

      La sensación que tengo en este momento es que, aunque seguimos en desacuerdo en muchos puntos, lo que he leído y visto en los medios de comunicación da una imagen de usted sesgada. Así, mientras que antes de este "debate" no me llamaba para nada la atención leer su libro, ahora me planteo hacerlo.

      Para finalizar, y sin ánimo de ofender, no creo que usted tampoco sea ejemplo de rigor y humildad.

      Saludos

      Elimina
    4. No, no entiendo educar de manera distinta a como la recoge el diccionario. No me ha entendido. Digo que enseñando mi materia estoy educando. O mejor: colaborando a la educación de mis alumnos. La cosa es sencilla (o no tanto): creo que educar es un término muy amplio, demasiado como para que seamos solo los docentes los que lo asumamos. por eso hay una parte puramente educativa que corresponde a las familias y otras puramente académica que es responsabilidad nuestra y que contribuye a esa "educación" genérica. Enseñar no es el objetivo, claro. El objetivo es que el alumno aprenda y que esto ayuda en su formación integral. Pero comprenderá que un profesor de instituto ha de encargarse de esa vertiente académica (no así un maestro de Infantil, para entendernos). Yo no niego que esté educando, pero sí me niego a que se me defina como educador porque encuentro el término sesgado y reduccionista. Y porque no soy un educador. Hay, por ejemplo, educadores sociales. Yo no lo soy. Soy un profesor. No sé si yo enseño como usted educa, la verdad. Lo que sí sé es que no debería nadie rasgarse las vestiduras porque un profesor diga es profesor. Y no creo que hablemos exactamente de lo mismo porque las connotaciones de una y otra palabra son diferentes y condicionan.

      Sí, sí, usted ha dicho (o ha dejado entrever) que "no soy sensible a las NEE". No se trata de tener "la piel fina" o no sino de asumir lo que uno dice. Si cree que no debió decirlo, lo retira y asunto arreglado. Y no me diga qué me ofenda por nada, primero, porque no estoy ofendido y, segundo, porque sugerir que no me preocupan los alumnos con dificultades es un clamoroso error de interpretación. Mire, lo copio lo que decía: "(...) tinc la sensació de que Alberto Royo respon a aquest perfil. Potser m'equivoco i, en aquest cas, o no l'entenc o ha de perfilar el seu discurs. També n'hi ha que no són així. Que tenen en compte la complexitat de l'etapa del desenvolupament en la que es troba el seu alumnat, que és conscient de les motxilles que sovint porta. Són professors que són sensibles davant les necessitats educatives especials". ¿Que no lo dijo "directamente"? Bueno, no dijo "Alberto Royo es insensible a las NEE", pero me cita, dice que respondo a ese perfil y completa hablando de profesores, por contraposición, que sí son sensibles a las NEE. No se preocupe que ya estoy acostumbrado a que se me acuse de no querer saber nada de los alumnos con dificultades. Para mí estos son los que la escuela pública debe proteger con mayor ahínco.

      Sobre la entrevista: ¿Qué le parece "fuerte" de la frase "La escuela no está para hacer felices a los niños, sino para formarlos". El objetivo es formarlos. Podemos cambiarlo, pero entonces no será la escuela. Será otra cosa. Y no son incompatibles el aprendizaje y la felicidad, usted mismo lo dice. ¿"Debe estar presente" en la escuela, la felicidad? ¿Y cómo lo hacemos? ¿Cómo lo garantizamos? ¿Y en esos momentos en los que usted mismo dice que no es posible, suspendemos las clases?

      ¿No se han dejado atrás conceptos como disciplina, esfuerzo, atención? Yo diría que sí... ¿Sabe por qué? Se lo digo: porque no venden.

      Estamos de acuerdo, y me alegro, en que no se puede imponer una metodología. Lo que yo defiendo es la libertad de cátedra. Defiendo que se puede enseñar bien independientemente de que el método sea moderno o clásico. Que no se puede clasificar, como se está haciendo, a los docentes en innovadores o trasnochados (vea Poder Canijo, si tiene estómago) y que las llamadas pedagogías alternativas han de basarse en evidencias, estudiarse con detenimiento, probarse con cuidado y ser evaluadas con rigor.

      Ya hemos hablado de la importancia de que el docente ame su asignatura. El único matiz que yo hago es que, por encima de este requisito, tiene que estar el dominio de la misma.
      Tiene razón en la errata de la entrevista. Intentaré que se corrija, gracias.

      Sigo ahora.

      Elimina
    5. Concluyo:

      En fin, no sé si los medios han dado una imagen de mí que no se corresponde con lo que pienso. Creo que en general han reflejado muy bien los que les he dicho, con la excepción del infausto programa de Cintora y algún otro error puntual. Sin embargo, es mi libro el que recoge mis tesis de manera exhaustiva, como por otra parte es lógico. Si lo lee, estaré encantado de leer sus comentarios y discutir con usted.

      Termina diciéndome que no soy "tampoco ejemplo de rigor y humildad". Respecto a lo segundo, le diré por qué se vuelve a equivocar. Es habitual que uno, cuando defiende el conocimiento, el esfuerzo, la disciplina... sea considerado un arrogante. Yo creo que es al contrario: quienes defendemos todo esto lo hacemos porque somos muy conscientes de nuestras limitaciones. Lo soberbio no es defender el conocimiento sino despreciarlo. Es soberbio hablar de "saberes caducos" o de conocimientos que ya no sirven porque supone no darse cuenta de que hay personas mucho más inteligentes que nosotros. Defiendo el esfuerzo porque esforzándome puedo llegar a alcanzar aquello que otros más capacitados que yo alcanzarán antes y con mayor facilidad (o sea, con menos esfuerzo -¡qué injusta es la vida!-). Defiendo la disciplina porque es algo que todos los que no somos genios necesitamos. Y defiendo a los clásicos porque sé que yo nunca podré escribir como ellos. Respecto al rigor, trato de ser riguroso. No siempre lo conseguiré. Pero le agradecería que me indicara en qué asunto concreto he pecado de falta de rigor para corregirlo.

      Un saludo.

      Elimina
    6. Una vez más seré breve. No comentaré otra vez punto por punto porque volveríamos a lo mismo y porque hay temas de los que ya he dado mi opinión en anteriores entradas. Como en todo, un método por ser nuevo o alternativo no es mejor, está claro. Sobre Poder Canijo, había visto algún corte... sin embargo, cuando veo a Juan y Medio ya tiemblo. He mirado el primer programa por encima y, aunque he visto alguna idea que me parece buena, en algún caso veo demasiada parafernalia. En fin, cuestión de gustos, supongo.
      Tengo pendiente leer su libro. Aunque no será en el próximo mes, ya le digo.
      Me alegro de haberme equivocado acerca de su sensibilidad por el alumnado con NEE, le puse en el mismo saco que algún docente con el que he topado. Sin embargo, si hubiera leído en la entrevista su respuesta completa (tal como la citó) ni se me hubiera pasado por la cabeza. Disculpe.
      En todo caso, para terminar, gracias por sus comentarios.

      Salud!

      Elimina
  5. Hola Laia, continuo creient que sí barreges, barreges temes i barreges prejudicis. T’explico. Parles de professors que només volen transmetre els seus coneixements i els “etiquetes” de la següent manera:
    1. Aquests professors faran repetir aquests coneixements en una prova d’avaluació. Que no em sembla ni bé ni malament, però no té perquè ser cert. Les proves d’avaluació , a més d’útils, poden ser molt i molt diferents. Lligar uns termes amb uns altres, relacionar conceptes acabats d’aprendre amb altres d’anteriors, raonar sobre els perquès de qualsevol cosa…
    2. La prova serà igual per a tothom. Tampoc no ho sabem. A classe tenim plans individualitzats que s’han de respectar. Per què suposes que no es fa? A més es pot fer una prova igual per a tothom però interpretar-la de forma diferent. A mi em serveixen, proves iguals per veure com evolucionen alumnes com diferents, i valorar la seva evolució. He de discriminar-los amb proves diferents o ens val amb jutjar-los de forma diferent?


    ResponElimina
  6. 3. Una nota numèrica sense més? No sé com avalues tu, si és que ho fas, però jo tinc en compte l’assistència a classe, la seva participació, el seu treball, el seu esforç, el seu comportament i els seus exàmens. Has vist quantes coses a més dels seus exàmens? La seva nota final no és “sense més” és fruit de tot el que han fet durant el trimestre.
    4. El rebot un altre cop. No, no tothom que ha arribar de rebot és mal professor, ni tothom ple de vocació és un bon professional. Les escoles estan plenes de mestres vocacionals sense prou coneixements com per a ensenyar-los als seus alumnes. Per què això no acostuma a ser motiu de debat? Per què no es parla de que qualsevol persona amb una nota molt pobra, sense hàbits d’estudi, sense cap interès especial per la cultura (cinema, música, literatura...) pot treure’s la carrera de magisteri (grau... com es digui ara) sense cap problema? Podries negar-ho però ho sé de primera mà, he estat allà, conec a mestres així. Aquesta gent pot ser molt vocacional però, què els ensenyaran als nens?
    5. La vocació no és pas el contrari del treball mecànic. Qui no té vocació ensenya de forma mecànica? D’on ho treus això?
    6. Un alumne que té dificultats no molesta a classe, mai sentiràs queixar-te a un bon professor d’alumnes amb problemes de dificultats. Sentiràs queixar-te d’alumnes amb problemes d’actitud, no és pas el mateix. Hi ha alumnes desmotivats, alumnes que no tenen cap ganes d’estar en una classe (sobre tot a secundària) i que hi han de ser perquè la llei així ho diu. Aquests alumnes sovint mostren al seu malestar amb enfrontaments amb la resta de companys o amb els professors. He de suportar jo, o qualsevol professor que un alumne estigui “xatejant” a classe? He de suportar que parli i destorbi els companys? Que llenci papers o el que sigui? Ni se t’acudeixi dir que és per culpa meva, no has estat a cap classe meva. He tingut classes més i menys dinàmiques, més i menys avorrides, però un alumne que només somia en fer els setze anys i sortir de l’institut no et sabria dir quines són quines; ell vol sortir d’allà i prou. Com tu dius un alumne emocionalment tocat (si no es tracta de quelcom puntual) no aprendrà, i no ho faré si li ensenyo o continguts ni si li parlo de que maco és viure. No s’hi pot fer res, ho sento però és així, qui no vol aprendre, no aprèn. Podré aconseguir que molesti menys a classe? Potser sí, però això és tot. He estat en centres conflictius, ho sé.
    Aquests són alguns dels prejudicis que tens, algunes de les coses que consideres negatives de forma individual i que, a més, englobes per formar un professor negre com la sutge fent així un món de blancs i negres quan el món real és molt més gris.
    Jo no em dono pas per al·ludida quan parles de rebot, jo ja feia classes a les meves veïnes quan era nena però sempre he passat bastant de la formació pedagògica formal. El CAP em va avorrir i el vaig trobar absurd, gairebé no vaig fer assignatures de didàctica a la facultat però, saps el que sí he fet? He estat alumna molts anys, molts. I he après molt dels meus professors. He après dels bons el que havia de fer i dels dolents el que no. Els mediocres els he oblidat. No em sembla pas tan malament.
    PD: No tinguis sensacions sobre l’Alberto Royo, fa lleig. Llegeix el seu llibre sense prejudicis, escolta el que diu atentament, obre la ment i després, jutja. El contrari no és just.
    Marta


    ResponElimina
  7. Ja he dit que hi ha de tot. Cadascú té el seu punt de vista i les seves experiències.
    No entenc que t'ho prenguis d'una manera tan personal tenint en compte que, pel que dius, com a professora no tens res a veure amb el que critico.
    "Ni se t’acudeixi dir que és per culpa meva, no has estat a cap classe meva." No se m'acudiria perquè no et coneixo de res i, cert, no he estat en cap classe teva. Tanmateix, trobo que el to d'aquesta frase passa una mica de la ratlla. A partir d'aquí, agraeixo que deixis la teva opinió (estiguem d'acord o no, sempre serà benvinguda) i deixo aquí la conversa.
    P.D. potser no has vist el final de l'anterior comentari: he reconegut que, malgrat que segueixo en desacord amb moltes de les coses que diu Alberto Royo, ara, després de parlar-ne, penso que el que havia vist i llegit d'ell als mitjans me n'havia donat una imatge incompleta. I que així com abans no em cridava gens ni mica llegir el seu llibre, ara m'ho plantejo.

    Salut!

    ResponElimina
  8. No està malament que amb tot el que he escrit et quedis amb aquesta frase, sí que deu ser que en la resta hi estàs d'acord. I no, no m'ho prenc personalment, en absolut, sé prou que no m'hi identifico. Em molesta que vegis la realitat de forma tan acotada, això és tot. Que vagi bé.

    Marta

    ResponElimina